¡Ongamira Despierta! Es el grito de alerta de vecinos autoconvocados de Córdoba, Argentina, frente a la explotación minera metalífera a cielo abierto, contaminante y saqueante. El movimiento surgió ante la amenaza de explotación en el Valle de Ongamira, un lugar mágico y rico tanto a nivel turístico como arqueológico.
Cómo hace cuatro años, nos seguimos reuniendo en Asamblea para informarnos y debatir un panorama que, no sólo atañe al noroeste cordobés, sino que se repite con desolada continuidad en las nefastas experiencias vividas por nuestros hermanos de Catamarca, San Juan, Chubut, La Rioja, Tucumán y Santa Cruz entre otras provincias de la Argentina y en varios países de América Latina.
El contexto jurídico que regula la actividad minera, heredado de la decada del ’90, tiende únicamente a favorecer el desarrollo de ese sector de la industria en detrimento del patrimonio nacional.
En septiembre de 2008 el pueblo unido logró que se sancione por unanimidad la Ley Provincial 9526 que PROHIBE la MINERÍA METALÍFERA A CIELO ABIERTO en Córdoba. Esta Ley actualmente está amenazada ante un pedido de inconstitucionalidad. Por esto seguiremos Despiertos y Despertando.

¡Ongamira Despierta! dice sí a la vida y a la salud; sí a la preservación del agua y los recursos naturales; sí a la protección del patrimonio cultural y ¡NO A LA MINA!

En este blog encontrará el material necesario para informarse sobre la situación que esta sufriendo Córdoba y el resto de nuestro querido país frente a la amenaza minera.

DECLARATORIA DE ADHESION A LA DEFENSA DE LA LEY 9526

VIDEOS: Situación minera en Córdoba "MINAS A CORAZÓN ABIERTO"

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?
Página oficial

Historia de una mina de uranio en Córdoba

martes, 30 de marzo de 2010

Importancia espiritual del ORO

Del NUEVO COMIENZO DEL MUNDO (Trigueirinho)
Pag. 51-52 y 53

(...) Detrás de las mencionadas ilusiones hay un error aún mayor: el valor monetario atribuido al oro que es, en realidad, un metal noble que corresponde al sol y que tiene una función muy específica. El oro brota en las capas subterráneas del planeta, así como las plantas lo hacen en la superficie. Su presencia provee cierta porción de energía solar al interior del planeta, puesto que el sol no lo alcanza directamente. El equilibra, así, los componentes del suelo. Al brotar del interior de la Tierra, el oro hace pasar la fuerza solar que le corresponde a todas las sustancias físicas de nuestro mundo y a la Vida que aquí evoluciona. Como en las grandes montañas hay depósitos naturales de ese metal, el hombre puede gozar allí de mejor salud y de más vigor que en las planicies o en los lugares más bajos.

Dijo un instructor espiritual que la energía contenida en el oro es la fuerza electrónica radiante que actúa en una octava inferior con relación a la que actúa en el sol. El oro florece, en este planeta, como fuerza necesaria para la vida. Su emanación natural es equilibradora, vitalizante y purificadora. Por eso, es común, entre civilizaciones evolucionadas, que los hombres guarden consigo por lo menos un trocito de oro, como algo que es norma, tal como el aire que respiran y el agua que beben.

Empero, el oro no está siendo bien utilizado. Además de ser extraído indiscriminadamente del subsuelo (lo cual no debería ocurrir, como vimos, puesto que el interior de la Tierra necesita la vibración de ese metal precioso) éste no es distribuido equitativamente, en proporciones correctas. En vez de tener un uso adecuado, se lo viene aplicando como patrón de trueque, o sirve como ornamento de ambientes o de personas. Así, ese metal, que tenía que desempeñar una función esencial en el planeta, pasó a ser uno de los mayores instrumentos de la ambición y de la vanidad humanas y, por lo tanto, de las fuerzas involutivas. (...)

No hay comentarios: