¡Ongamira Despierta! Es el grito de alerta de vecinos autoconvocados de Córdoba, Argentina, frente a la explotación minera metalífera a cielo abierto, contaminante y saqueante. El movimiento surgió ante la amenaza de explotación en el Valle de Ongamira, un lugar mágico y rico tanto a nivel turístico como arqueológico.
Cómo hace cuatro años, nos seguimos reuniendo en Asamblea para informarnos y debatir un panorama que, no sólo atañe al noroeste cordobés, sino que se repite con desolada continuidad en las nefastas experiencias vividas por nuestros hermanos de Catamarca, San Juan, Chubut, La Rioja, Tucumán y Santa Cruz entre otras provincias de la Argentina y en varios países de América Latina.
El contexto jurídico que regula la actividad minera, heredado de la decada del ’90, tiende únicamente a favorecer el desarrollo de ese sector de la industria en detrimento del patrimonio nacional.
En septiembre de 2008 el pueblo unido logró que se sancione por unanimidad la Ley Provincial 9526 que PROHIBE la MINERÍA METALÍFERA A CIELO ABIERTO en Córdoba. Esta Ley actualmente está amenazada ante un pedido de inconstitucionalidad. Por esto seguiremos Despiertos y Despertando.

¡Ongamira Despierta! dice sí a la vida y a la salud; sí a la preservación del agua y los recursos naturales; sí a la protección del patrimonio cultural y ¡NO A LA MINA!

En este blog encontrará el material necesario para informarse sobre la situación que esta sufriendo Córdoba y el resto de nuestro querido país frente a la amenaza minera.

DECLARATORIA DE ADHESION A LA DEFENSA DE LA LEY 9526

VIDEOS: Situación minera en Córdoba "MINAS A CORAZÓN ABIERTO"

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?
Página oficial

Historia de una mina de uranio en Córdoba

jueves, 29 de abril de 2010

No nos olvidemos de CHERNÓBYL

EL 24º ANIVERSARIO
DE LA CATÁSTROFE DE CHERNÓBYL

La Catástrofe de Chernóbyl: resultados y superación de las consecuencias

La catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl, Ucrania, que ocurrió el 26 de Abril de 1986 fue uno de los mayores desastres ambientales en la historia humana. Por su magnitud, constituye el accidente más grave de carácter tecnogénico y ecológico de la civilización. En consecuencia de esta catástrofe quedaron irradiados más de 145 mil kilómetros cuadrados de los teritorios de Ucrania, Bielorus y Rusia, el número de víctimas asciende a 5 millones de personas, los nuclidos radioactivos contaminaron más de cinco mil ciudades, aldeas y poblados, 2218 de ellos con la población de 2,4 millones de personas están en el territorio de Ucrania.
Como resultado de la explosión del 4º bloque de la central nuclear de Chernóbyl se cambió sustancialmente la situación radiológica en muchos países europeos. En mayo de 1986 alrededor de 200 tipos de isótopos radioactivos se trasladaron a distancias de miles de kilómetros y se registraron en todos los países del hemisferio boreal, en una zona del Pacífico, Atlántico y el océano Glacial Ártico.
Las principales causas de la Catástrofe de Chernóbyl son las sigiuentes:

1. El experimento eléctico realizado no había sido preparado correctamente.
2. El bajo nivel de calificación en el ámbito de seguridad nuclear de los operadores y dirigentes de la central y del Ministerio de Electrificación en general.
3. Insuficiente nivel de seguridad del reactor RBMK-1000.
4. Faltas del personal.

Desde el 26 de abril de 1986 hasta el año 1991 los trabajos de liquidación de las consecuencias de la catástrofe se llevaban a cabo bajo la dirección de la comisión gubernamental que decidión crear una zona de aislamiento de 30 kilómetros de diámetro alrededor de la central. Desde el día 27 de abril de 1986 el Gobierno de Ucrania evacuó a la población de las ciudades de Prypiat, Chernóbyl y otros aldeas y poblados ubicados dentro de la zona de 30 kilómetros (alrededor de 100 mil personas).
Otro factor que formó en la sociedad ucraniana una gran tensión social y psicológica en aquel tiempo era la ocultación de la información real sobre la catástrofe de Chernóbyl.
El Gobierno de la URSS rechazó la ayuda internacional durante la liquidación de las consecuencias inmediatas de la catástrofe. Solamente en el año 1989 el Gobierno de la URSS pidió a la OIEA estimar los resultados de las liquidaciones de las consecuencias de este terrible accidente.

Las consecuencias sociales de la Catástrofe de Chernóbyl
Según la Ley de Ucrania “Sobre el estatus y la protección social de los ciudadanos víctimas del catástrofe de Chernóbyl” el Estado dispensó su protección a los participantes inmediatos de la eliminación de las consecuancias de la avería en la central nuclear de Chernóbyl, así como la población más vulerable, es decir niños, personas discapacitadas y los ciudadanos que residen en los territorios contaminados.
Al abril de 2010 el estátus de víctimas de la catástrofe de Chernóbyl poseen más de 2,3 millones personas, entre ellos más de medio millón son niños. En los últimos años viene aumentando el número de las personas discapacitadas. Si en 1991 hubo 2 mil personas descapacitadas, hoy el número de las mismas asciende a 110 mil adultos y 2,6 mil niños.

Las consecuancias médicas y demográficas
La situación médico-demográfica en los territorios contaminados sigue formandose en condiciones de la crisis demográfica general para Ucrania. A partir de 1991 la tasa de mortalidad sobrepasó la natalidad, y en las regiones contaminadas los cambios negativos se efectuaron un año antes y fueron más profundos.
A partir de 1994 se comenzó a disminuir el monto de gastos destinados a la eliminación de las consecuencias de la catástrofe. Según los datos del Centro Científico de Medicina Radiológica del Ministreio de Salud de Ucrania en 1987 - 2004 fallecieron más de 500 mil personas afectadas que estaban bajo la custodia de las instituciones médicas.
Como resultado positivo de las medidas médicas antirradiactivas tomadas por el Gobierno ucraniano la tasa de mortalidad de los niños está bajando. Sin embargo, aumenta el número de muertes entre la gente de media edad. Es un síntoma alarmante. Esta generación fue contaminada en la edad infantil o adolescente, antes de entrar en la edad de reproducción. Y ahora ellos son los padres de la generación que viene.

Las consecuencias bioecológicas
Durante la catástrofe el nivel de la contaminación biológica peligrosa afectó sólo la zona de 30 kilómetros. La gran parte del polvo radiactivo se precipitó en la zona de 10 kilómetros. En el periodo más grave de la catástrofe el nivel de contaminación en esta zona alcanzaba centenares de X-rayos de gamma radiación por hora. La intensidad de beta-rayos superaba 10 a 100 veces la norma y eso provocó los efectos muy graves, hasta la muerte de las plantas y organismos biológicos.
Pero durante los últimos 24 años se desintegraron no sólo los radioisótopos de corto período de vida, sino también los de medio periodo de vida. En el medio ambiente se quedan sólo los radioisótopos de cesio y estroncio que son de largo y superlargo período de vida.
Los aspectos agrícolas de la rehabilitación de los territorios contaminados y la protección radiológica de la población
La catástrofe de Chernóbyl resultó muy dramática para la agricultura de Ucrania: más de 5 millones de hectáreas fueron contaminadas.
Durante los primeros años después de la catástrofe la cría de ovejas y la cultivación del lúpulo y lino fue casi suspendida en la región de Polissya; grandes territorios de tierras fértiles se dejaron de ser utilizados para la cultivación de culturas agrícolas.

Zona de aislamiento y zona de traslado obligatorio. Estado radiológico de la zona
Según la Ley de Ucrania “Sobre el régimen legal del territorio que sufrió la contaminación en consecuencia de la catástrofe de Chernóbyl” zona de aislamiento es la zona de que en 1986 evacuaron la población. Este territorio está administrado por el departamento nacional “Administración de la zona de aislamiento y la zona de traslado incondicional (obligatorio)”. Este territorio es de 2600 kilómetros cuadrados.

Las consecuencias económicas de la catástrofe
La catástrofe de Chernóbyl provocó grandes daños y pérdidas en la esfera social y en las economías tanto de los países de la ex URSS como de otros países del mundo.
La avería destrozó la vida económica y industrial habitual en muchas regiones de Ucrania, Belorús y Rusia, redujo la producción de energía, causó grandes perdidas en la agricultura, industria, bosques y aguas (fue restringido el uso de 5 120 kilómetros cuadrados de tierras agrícolas y 4920 kilómetros cuadrados de bosques).
En el año 1986 fueron evacuadas cerca de 116 000 personas, surgió el problema de la construcción de viviendas para los evacuados. En los años 1986 - 1987 para las personas evacuadas fueron construidos 15 000 departamentos y 800 locales culturales y sociales. En vez de la ciudad abandonada de Prypiat fue construida la ciudad de Slavútych.

Las pérdidas económicas
Para el período de 1986 – 1989 el monto total de las pérdidas y gastos directos de todas las fuentes de financiación fue de 12,6 mil millones de dólares estadounidenses.
Las pérdidas directas (bienes muebles e inmuebles y obras industriales) sólo en la zona de 30 kilómetros alrededor de la Central alcanzaron 1385 millones de dólares estadounidenses.
Los gastos directos de Ucrania para la liquidación de las consecuencias de la catástrofe en el período de 1986 – 1991 sumaron 6 mil millones de dólares estadounidenses. Durante los últimos 15 años los gastos han alcanzado 10 mil millones de dólares estadounidenses. En ciertos años los gastos llegaban a un 8-10% del presupuesto nacional.
Al mismo tiempo es muy difícil estimar los volúmenes de las pérdidas indirectas causadas por la no utilización de las tierras fértiles, recursos de agua y bosques de la zona afectada. Según los cálculos de los especialistas ucranianos las pérdidas económicas sumarias para Ucrania alcanzarán hasta el año 2015 una suma de 179 mil millones de dólares estadounidenses.
La gravedad de las consecuencias de la catástrofe de Chernóbyl frenó sustantivamente el desarrollo económico de nuestro país que permanecerá bajo la influencia negativa de las mismas por muchos años en adelante. Los montos de pérdidas económico-sociales sobrepasan las posibilidades reales de Ucrania. La desproporción entre las pérdidas sociales y económicas y el potencial económico de Ucrania demanda la continuación de la ayuda internacional.

La cooperación internacional
La catástrofe de Chernóbyl demostró que las averías nucleares tienen consecuencias globales y afectan los intereses vitales de muchos países. La superación de las consecuencias de tal catástrofe tecnogénica demanda esfuerzos no sólo de un país, sino de toda la comunidad internacional.
La proclamación de la independencia de Ucrania cambió positivamente la cooperación internacional en la eliminación y la mitigación de las consecuencias de la catástrofe de Chernóbyl.
En el 1995 fue firmado el Memorando de Entendimiento entre el Gobierno de Ucrania y los gobiernos de los países del G-7 y la Comisión Europea sobre el cierre de la central de Chernóbyl. El 15 de diciembre de 2000 Ucrania cumplió sus obligaciones y cerró la central nuclear de Chernóbyl. El país dió este paso en condiciones difíciles, teniendo en cuenta los intereses de su pueblo, de la comunidad internacional y de las generaciones futuras. No obstante, hasta ahora las empresas extranjeras encargadas de obras no terminaron ningún proyecto internacional de construcción de las obras infraestructurales necesarios para el cierre definitivo de la central nuclear de Chernóbyl a pesar de que el Memorando citado estas obras deberían estar terminadas en cinco años.
En abril de 2006 en Kyiv tuvo lugar la conferencia científica internacional “20º Aniversario de la catástrofe de Chernóbyl. Mirada al futuro”, que otra vez confirmó la necesidad de aumentar los esfuerzos comunes para aliviar las consecuencias de la catástrofe, reforzar la seguridad nuclear y radiactiva y continuar la cooperación internacional en el tema de Chernóbyl.
En 2009 la Agencia Internacional de Energía Atómica dió inicio a nuevos proyectos de ayuda técnica a Ucrania – UKR 3003 “El cese de explotación de los bloques de la Central Eléctrica Atómica de Chernóbyl y el trato de los materiales radioactivos en el territorio de la Central” y UKR 9027 “Evaluación completa de la seguridad de los desechos radioactivos en Ucrania”. El beneficiario de los mismos es el Ministerio de Emergencias y de Protección de la Población contra las consecuencias de la Catástrofe de Chernóbyl.
El 16 de febrero de 2009 el Gobierno de Ucrania, la Empresa Especializada “Central Atómica de Chernóbyl” y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, con la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, firmaron el Convenio de Subvención, según el que el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo otorga para Ucrania el financiamento irrevocable de 135 millones de euros para la realización de los proyectos internacionales en la Central Atómica de Chernóbyl.
En marzo de 2010 la delegación de Ucrania participó de la reunión de la la Asamblea de los Donantes del Fondo de Chernóbyl “Sarcófago” y la reunión de la Asamblea los Depositantes de la Cuenta de la Seguridad Nuclear del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (Londres, la Gran Bretaña). Durante las reuniónes se trataron los temas de la construcción del Nuevo Confinamiento Seguro (New Safe Confinement) y un Depósito para combustible nuclear usado. Ucrania destacó que existe la posibilidad de reducir los gastos para la realización de los proyectos internacionales, lo que debería favorecer a recolección de los recursos donados.

El “Sarcófago” (“Refugio”)
El actual sarcófago que cubre los restos del reactor averiado fue construido en una situación crítica surgida después de la catástrofe y desde hace 20 años sigue cumpliendo sus funciones de protección. Pero el viejo sarcófago tiene un gran nivel de riesgo para el medio ambiente por los indicadores de su contenido nuclear y radioactivo que superan las normas.
Ucrania y sus socios internacionales han hecho esfuerzos extraordinarios para elaborar un enfoque multiaspectual a la realización del Plan de acciones para el objeto «Sarcófago» (“Refugio”) (Shelter Implementation Plan - SIP) con el fin de transformarlo en un sistema ecológicamente seguro y sin riesgo.
Fueron organizadas dos conferencias de donantes para acumular los de fondos necesarios para la realización del Plan. El costo inicial del proyecto se estimó en USD 768 millones y fueron recolectados 90% de este suma. Pero según las estimaciones precisadas de los expertos internacionales la implementación del Plan exigirá mucho más recursos financieros (aproximadamente 1300 - 1400 millones de dólares). En mayo de 2005 los países donantes anunciaron nuevas contribuciones de unos USD 185 millones. La Federación Rusa también se adhirió a los donantes y contribuyó el aporte de USD 10 millones. El dinero de los donantes se acumula en la cuenta del Fondo de Chernóbyl «Sarcófago» del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo que es el administrador del Fondo.
En septiembre de 2007 entre la empresa especial nacional “La central Nuclear de Chernóbyl” y el consorcio francés firmaron un convenio para la construcción del Nuevo Confinamiento Seguro que debe aislar el “Sarcófago” actual. Otro convenio de terminación de la construcción del Depódito de combustible usado está firmado con el consorcio estadounidense “Holtec International”. Lamentablemente hay que constatar que los proyectos SIP se están realizando mucho más lentamente de lo previsto.
El estado actual de las obras en la central nuclear de Chernóbyl y la transformación del proyecto "Refugio" en un sistema ecológicamente seguro
Durante los últimos años han sido aprobados varios documentos que regulan el proceso de cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl, entre ellos la Concepción del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl, el Programa Nacional del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl y la transformación del proyecto "Refugio" en un sistema ecológicamente seguro, los programas de tratamiento de los desechos nucleares, de la protección radiológica etc.

Según la Concepción del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl el proceso se divide en varias etapas:

- etapa preparatoria: la extracción del combustible nuclear de los bloques de la central y la colocación del mismo en un depósito especial para la conservación a largo plazo (no antes de 2013);
- cierre y conservación de los reactores (aprox. antes del año 2022);
- conservación de los reactores durante el período necesario para la disminución natural de la irradiación radioactiva hasta el nivel aceptable (aprox. antes del año 2045);
- desarme de los reactores (aprox. Antes de 2065).

La meta: el estado final de la central nuclear de Chernóbyl
Visto que la central se encuentra en la Zona de aislamiento la eliminación total de las restricciones para el área de la central es inaccesible en futuro previsible.
Visto que no hay perspectivas de construcción de obras energéticas o de otro tipo en el territorio de la central se considera inoportuno transformarlo en “un prado verde”.
Se contempla que en la fase final estarán desarmados los equipos innecesarios y estarán limpiadas/desactivadas las obras hasta los niveles estipulados por los documentos normativos.

Planificación y organización
Según el Programa del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl para cesar definitivamente la explotación de la central y transformar el “Sarcófago” (objeto “Refugio”) en un sistema ecológicamente seguro Ucrania nesecitaría 70 años.
A partir de 1 de enero de 2010 empezó la realización del Programa Nacional del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl y la transformación del proyecto "Refugio" en un sistema ecológicamente seguro (Ley de Ucrania del 15 de enero de 2009 № 866-VI). El Programa Nacional contempla las medidas primordiales para los años 2010 – 2012. La fuente de financiación es el Presupuesto Público.
Según el Programa Nacional se planea antes del año 2013, entre otras medidas, crear un sistema eficaz del mantenimiento de residuos nucleares, terminar la construcción y poner en explotación el Depósito de combustible nuclear usado, terminar la construcción del Nuevo Confinamiento Seguro por encima del “Sarcófago”, perfeccionar el sistema de las garantías sociales para los trabajadores de la central nuclear de Chernóbyl, garantizar la transparencia para la opinión pública de las cuaestiones de seguridad vinculadas al proceso de cese de explotación de la central y la transformación del objeto "Refugio" en un sistema ecológicamente seguro. Así que Ucrania tiene un plan de trabajos determinado para los próximos cinco años.

El cese de la explotación de la central
La etapa preparatoria del cese de explotación de la central nuclear de Chernóbyl fue comenzada a partir del 15 de diciembre de 2000 y se termina en 2013 tras la extracción del combustible nuclear de los bloques № 1, 2 y 3 de la central. Los principales trabajos que se están realizando ahora son la detención definitiva de los sistemas y equipos y el desarme parcial de los equipos detenidos. Están terminados los trabajos de extracción del combustible nuclear de la zona activa del reactor del bloque № 3. Se continúan los trabajos de control radiológico.

Abril de 2010
info@oranta.org.ar

miércoles, 28 de abril de 2010

Decálogo minero para manejarse con la prensa

Fuente: http://www.noalamina.org/mineria-informacion-general/impactos-de-la-mineria/decalog-minero-para-manejarse-con-la-prensa

"Aunque nadie nos lo haya pedido, le obsequiamos estos diez consejos acerca de cómo tratar al periodismo y a aquellos periodistas ansiosos por hacer un strep tease de usted y de su empresas" dice el autor de este decálogo para que las empresas mineras aborden sus relaciones con los medios. Sin desperdicio.

10 CONSEJOS DESAGRADABLES PARA TRATAR CON LOS MEDIOS
Por Daniel Bosque* publicado en Mining Club

Jean Baudrillard, uno de los pensadores del "posmodernismo", sentenció que "en la sociedad actual, sólo existe aquello que publican los medios de comunicación".
Será por eso que el mundo de la minería suele vivir atormentado por la presencia - muchas veces molesta y siempre inquietante - de los mass media, y con el acoso de su mano de obra calificada, los periodistas, sujetos que al común de los empresarios suelen resultarles simpáticos, a la hora de querer contar cosas bonitas, y detestables cuando lo que más se desea es no decir nada.
Transformados en maldita obsesión, cómo aparecer en los medios suele demandar horas de debate en los despachos empresarios. Es lógico: no es cuestión de que el capital y el trabajo que demandó un proyecto sean dilapidados por un traspié mediático.
Aunque nadie nos lo haya pedido, le obsequiamos estos diez consejos acerca de cómo tratar al periodismo y a aquellos periodistas ansiosos por hacer un strep tease de usted y de su empresa.

1. No intente tapar el cielo con una manta. Será inútil. La minería y su empresa, aunque usted y su familia lo deseen, no puede pasar desapercibida. Hay muchos actores sociales - políticos, funcionarios, ONGs, intelectuales - deseosos de saber y de inquietar a la sociedad acerca de qué hace su compañía, cómo trabaja, cuánto gana, cómo cuida el medio ambiente, etc. Por lo tanto, es bueno que usted tenga una estrategia de comunicación.

2. Los periodistas no son ingenieros, ni geólogos. Por lo tanto, no tienen esa sapiencia técnica. Pero explíqueles con paciencia y didáctica para que entiendan en qué consiste su actividad. No los trate con soberbia ni impaciencia. Explíqueles, de manera sencilla, sus procesos productivos, sus problemas, sus expectativas.

3. Tampoco son empleados suyos. Por lo tanto, así como usted los llama a su celular, urgido, cuando los necesita, no los ignore cuando son los medios los que los llaman y usted siente que no los precisa. Eso, es lo peor que se le puede hacer al periodismo.

4. Muéstreles su casa. Abra las puertas de su empresa a los medios de comunicación e invítelos a pasar. Invente una excusa y convóquelos. Pero antes prepare a su staff para ese momento, con la máxima profesionalidad. Saque buenas fotos, edite buena folletería, elija de entre los suyos a los que mejor "comunican". Cuando lo visiten, haga sentir a los periodistas que son sus huéspedes favoritos y que no tiene nada para ocultar.

5. Prepare sus intervenciones. No deje nada librado al azar. Antes de enfrentar a la prensa, imagine las peores y aún las más estúpidas preguntas que le podrían hacer. Y elabore respuestas convincentes. Y por favor: no diga "no comment" , "de eso no queremos hablar", etc. Piense que siempre hay una explicación para todo. Y que su silencio invitará al cronista a la libre imaginación.

6. No pretenda digitar cada palabra que se escribe. Puede que haya medios que se lo admitan, pero usted está equivocado si cree que esa es la regla. Y se llevará una sorpresa cuando vea que, en tal o cual diario, revista, radio, TV o web site, salió algo como Ud. no lo esperaba.

7. Sospeche de la prensa "genuflexa". Esa que siempre le dice que usted es el mejor, un tipazo, incomprendido por el mundo y perseguido por la Justicia. Es probable que el día que usted le quite los auspicios pase a ser un canalla, un corrupto, alguien de quien hay que dudar.

8. No maximice ni minimice los daños. No se infarte por lo que se publicó, pero tampoco lo desprecie. Si le dieron con un caño, no se alarme, porque siempre hay una revancha. Pero no lo descalifique, porque en el mundo global la capacidad de propagación de la información es infinita. Y usted sabe que una noticia, desde siempre, si es mala viaja más rápido

9. Si quiere un "low profile", constrúyalo. El perfil bajo bien entendido es poder elegir cuando y cómo aparecer en los medios. Y que cuando los medios lo elijan a Ud., su empresa cuente, previamente, con una buena imagen. Para ello, será importante que en las redacciones haya un buen back ground de su empresa. Es preferible que tengan su versión y no la de los autovoncocados de turno.

10. La imagen de su empresa es un activo. Importante, fundamental. Por lo tanto, forma parte de su salario (si Ud. es empleado) o de sus balances (si es accionista). Entonces, por favor no diga frases como "no me molesten con esas pavadas, que tengo cosas más importantes que hacer". Sería un error, modestamente hablando.

Dicho esto, frente a los rigores de la comunicación, le deseo suerte y paciencia. Ud. sabe que "Dios es argentino", pero el diablo, por lo que dicen, también está en todas partes.

* Director de Mining Press. Ex Gerente de Prensa de Telefónica y Gas Natural BAN.

lunes, 26 de abril de 2010

Algunas lecciones aprendidas en la resistencia a las industrias mineras

Juan Almendares - Honduras

Introducción.
Esta es una serie de reflexiones que se dan en el marco de la lucha contra las industrias extractivas mineras y que se presentan a consideración de nuestros pueblos para que después de un análisis critico sean enriquecidas por el aporte conjunto de cada familia, comunidad, discusión en las escuelas, colegios, universidades y sirvan después de un proceso colectivo desde abajo para la construcción de un pensamiento que alimente una resistencia radical de oposición a lo que nunca ha sido nuestro mas bien extrañó a la cultura, expropiador de tierras, contaminante de aguas suelos aire flora , fauna cuerpos y mentes humanas .

La primera lección es la histórica. La minería como práctica de exploración y explotación siempre ha estado ligada en su forma más dominante a los intereses coloniales, neo coloniales y de la acumulación histórica de capital. En sus formas mas burdas a la esclavitud indígena y negra, al racismo, a la expropiación de las tierras, al extrañamiento cultural y al empobrecimiento progresivo con la consecuente aniquilación de la cultura, la vida natural y social de las comunidades.
Su expresión mas grotesca a sido la enfermedad física, mental y social que se manifiesta en la patología de las vías respiratorias: acumulación progresiva de material o polvo en los pulmones, condiciones de trabajo que facilitan la tuberculosis, enfermedades de la piel ojos, riñones, corazón, malformaciones y deformidades congénitas, cáncer, alergias y enfermedades mentales como las crisis de ansiedad, pánico y depresión.
Los pueblos mineros han sido siempre pueblos enfermos que cuando se van las mineras quedan como cementerios o testimonios de la injusticia social. Como consecuencia de esta política el oro, la plata y los metales que han sido extraídos de los suelos centroamericanos los dueños nunca ha sido los pueblos por el contrario siempre los gobiernos han sido sobornados; en tal sentido que las instituciones formadoras de cuadros técnicos o profesionales en minería son casi inexistentes; la tecnología toxica y depredadora siempre ha sido foránea.

La segunda lección histórica es que la industria minera para lograr sus propósitos ha creado sus propias leyes mediante la corrupción, el chantaje, la imposición de gobiernos; es decir ha necesitado crear condiciones internas, formar grupos de poder nacional, influir en la estructura legislativa, judicial y ejecutiva, modificar constituciones y legalizar su crimen.
La herramienta jurídica es la concesión bochornosa que va desde diez años hasta cuarenta pero que en la practica han durado mas de un siglo; por medio de la cual logran una serie de privilegios: no pagar impuestos, invadir territorios hasta los que constituyen patrimonios culturales de la humanidad. La política concesionaria continúa en la actualidad con toda su vigencia y traición de los gobiernos que han vendido la patria centroamericana.

La tercera lección es la creación de un sistema social que se llama enclave minero. Esta estructura se caracteriza por una comunidad de trabajadores con sus familias donde no hay libertad de organizarse para defender sus derechos laborales. Los trabajadores viven bajo el miedo, el terror rodeados de guardias de seguridades privadas o bien custodiadas por batallones del ejército, orejas o espías que los denuncian.
Las personas están atemorizadas para manifestarse contra las implicaciones de la contaminación ambiental de las minas. Existe el soborno a los alcaldes o funcionarios que reciben regalías, viajes a los Estados Unidos, mejoramiento de sus viviendas, becas para sus hijos. En el enclave comienza a proliferar el alcoholismo, tabaquismo, drogas y prostitución. El que se oponga a las disposiciones de la industria minera es enemigo y debe ser expulsado de la comunidad. Los aparatos represivos del Estado también son corrompidos; por consiguiente defienden los intereses de las empresas mineras.

La cuarta lección histórica es acerca de la tecnología y los cuadros técnicos tanto de la empresa minera como del Estado. Como esta industria nunca ha sufrido un proceso de nacionalización ni se piensa en relación del bienestar humano la tecnología que se desarrolla esta en función del dinero ; es decir lo de mas bajo costo tiene prioridad, sin importar que sea la mas toxica y nociva para el ambiente y la salud.
Con algunas excepciones la mayoría de los cuadros técnicos que trabajan en la minería son corrompidos y el o la que actué con honestidad es amenazado, expulsado o tiene que emigrar de la empresa. El técnico protege a la empresa, inventa mentiras a la comunidad, el trabajador de la salud no denuncia las enfermedades relacionadas con el impacto ambiental de la industria, y los que hacen el monitoreo toman las muestras de aguas donde no deben tomarlas con el fin de no quedar mal con las empresas.
Lo curioso de todo esto es quienes hacen los estudios de impacto ambiental son las empresas pero no los gobiernos que se escudan en que no tienen dinero ni cuadros técnicos para hacerlos. En conclusión las comunidades deben desconfiar de los técnicos que no tengan una posición ética y moral con las poblaciones.

La quinta lección histórica es que quien maneja la información técnica, científica, económica y estratégica siempre son las industrias mineras y no los gobiernos. Estas multinacionales saben cuando y donde explorar y explotar los minerales. Conocen los la dinámicas del mercado del oro y minerales. Manejan en secreto las informaciones estratégicas; para lo cual tiene empresas subsidiarias y otras fantasmas en las áreas de explotación para evitar las prestaciones laborales o para salir ilesas de cualquier demanda.

La sexta lección histórica es que la industria extractiva minera siempre ha estado ligada a la geopolítica militar no solo a extraer oro para mantener este patrón económico que garantice el valor del dólar en el mercado. También para desarrollar la minería se requiere el estudio de los territorios, sus composiciones, poblaciones, cultura y reacciones psicológicas. Centroamérica es una área geopolítica importante donde todavía no se han explorado ni explotado en gran escala minerales estratégicos para la guerra; además es una área geográfica con varias bases militares que necesitan alimentarse de minerales metálicos y no metálicos. Recientemente se ha descubierto contenido importante de uranio y otros minerales estratégicos que se utilizan en las guerras convencionales y no convencionales. El uranio esta siendo objeto de la industria en Guatemala y Honduras

La séptima lección es que tenemos que aprender en que lucha estamos a favor, en contra o somos neutros. ¿Formamos parte de la resistencia o queremos hacer incidencia en las micro políticas para que continué la industria minera?. Cuando las comunidades se compenetran de que la industria minera es nociva; generalmente esa empresa no se instale en esa comunidad pero cuando las empresas sobornan autoridades, técnicos y comunidades comienza la vacilación o las posiciones neutras; sobre todo cuando los mas altos cargos de los gobiernos han sido corrompidos se produce la mediatización y se impone la industria. Por ello la lucha debe venir desde abajo, de las comunidades y lo fundamental es la resistencia y la oposición radical. Los neutros engañan a las comunidades y al final terminan aliados a las empresas mineras. Una lucha comunitaria honrada no es sobornable.

La octava lección Lo fundamental que deben entender las comunidades es que las industrias extractivas ya sean a base de cianuro a cielo abierto o a techo cerrado; se apropian del agua que es vital para la vida productiva, salud y reproducción de la vida material, espiritual de las comunidades. Las empresas le roban el agua pero inventan la mentira que le están construyendo pozos a las comunidades.
Se necesitan enormes cantidades de agua por lo tanto estas empresa dividen a los pueblos a unos los mantienen sin agua, a otros con agua de mala calidad. Los gobiernos cuando están sobornados se hacen de la vista gorda de este crimen. Nadie que sea ser vivo ya sea planta, animal o humano puede vivir sin agua. No hay necesidad de muchos estudios o investigaciones la simple falta de agua es causa fundamental de enfermedades

La novena lección es que las empresas para poder desarrollar sus programas de muerte y enfermedad prometen el cielo y la tierra, trabajo, derechos laborales, mejoramiento de las comunidades pero solo basta ver los pueblos que han sido mineros están muertos, trasladados a otros lugares con sus iglesias y cementerios en otros sitios. Solo basta ver el erario nacional cuanto han aportado las mineras y cuanta enfermedad y muerte nos han dejado. Se requieren millones de dólares para recuperar lo irrecuperable que es el daño a la naturaleza y a la humanidad

La décima lección es la seguridad alimentaria. La minería esta vinculada al hambre; si no hay agua disponible para el cultivo y los animales se menoscaban la producción, se sustrae tierra, lo hídrico para la agricultura y al final se contamina la cadena alimentaria. En consecuencia mas hambre, desnutrición, menor resistencia a las infecciones y obstáculos para el desarrollo cerebral de la niñez.

La undécima lección es que la resistencia contra la minería debe realizarse articulada a otras luchas sobre todo contra la privatización del agua, la construcción d e las represas como la del Tigre en El Salvador y Honduras, la privatización de la salud y la educación; así como el TLC.

La duodécima lección histórica es que nuestra lucha de resistencia no debe estar aislada de las comunidades debe partir de ellas sobre todo de las indígenas, garifunas, campesinas, pobladores y de todos los grupos étnicos , clase trabajadora, estudiantes , organizaciones de mujeres, estudiantes, maestros y maestras e intelectuales y técnicos , científicos orgánicamente comprometidos con la vida y los d derechos humanos. Por lo tanto debe ser una alianza Centroamérica que se extienda a Latinoamérica. y a nivel mundial

La décimo tercera lección es que debe existir una conducta ética, bioética y moral insobornable e incorruptible de las personas, organizaciones, comunidades que participen en esta gesta de resistencia; teniendo el cuidado de no hacer labores conjuntas con estas industrias que tiene una historia de corrupción y daño a nuestros pueblos.

La décimo cuarta lección. En esta lucha de resistencia es fundamental la comunicación social, la información estratégica a las comunidades, lograr el apoyo de los medios y los comunicadores sociales nacionales e internacionales y convertir la injusticia ambiental de las mineras en un tema y problema nacional y centroamericano.

La décimo quinta lección es que la solidaridad, la defensa de los derechos humanos y la justicia ambiental están articulados en esta lucha por lo tanto es necesario la articulación de la resistencia con lo anteriormente señalado.

La décimo sexta lección. Es fundamental dar a conocer los testimonios ya sea en forma oral, escrita, o por los videos sobre los impactos de la industria minera en los ambientes y comunidades. Así como visitar las comunidades afectadas. El intercambio centroamericano, con África y en el futuro con otros países de América Latina, Asia, y Australia serán un gran aporte a esta lucha

viernes, 23 de abril de 2010

Los discursos detrás de la megaminería

En una lucha asimétrica, los intereses de esta actividad se ven representados por los grandes medios de comunicación, los estados en todas sus jurisdicciones, ONG's y fundaciones. Por el otro lado, asambleas de vecinos dan origen a redes para defender el territorio. Los sentidos en disputa. La contaminación o el "desarrollo sustentable".

En Ongamira (Córdoba), la población también se unió contra la minería.

Publicado por el Centro de Investigaciones "María Saleme de Burnichón" de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina

Abril/2010. Actualmente hay en la Argentina casi 20 proyectos "megamineros" en explotación, diseminados a lo largo de la cordillera andina. La mayoría de ellos con modalidad a cielo abierto. Esto quiere decir que se requiere un uso desmesurado de recursos, entre ellos agua y energía, se interviene de manera violenta en la geografía, se destruyen economías regionales y se afecta directamente al medioambiente. Sin embargo, las grandes empresas transnacionales que se dedican a extraer los metales del subsuelo, buscando alianzas en el Gobierno nacional y las provincias, quieren extenderse por todo el país.

Mirta Antonelli, licenciada en Letras y magíster en Sociosemiótica, es la directora del proyecto radicado en el Área Ciencias Sociales del Ciffyh "Dispositivos hegemónicos y construcción de (neo) mapas en la Argentina actual. Territorio, conflicto, verdad y formas jurídicas en la mega minería aurífera", que hoy se centra en una segunda etapa titulada: "Modelo minero y proyectos de sociedad: actores, disputas y nuevos escenarios de la Argentina contemporánea".

Entonces, Antonelli y su equipo de investigación indagan aquí sobre las condiciones productivas de sentidos sociales, los procesos de enunciación y visibilidad, y las políticas discursivas en torno a la megaminería, desde una perspectiva sociosemiótica. "Vemos cómo tratan los medios y los distintos actores que tienen capacidad de poner a circular y sostener en el tiempo determinados sentidos vinculados a esta actividad", explica la directora de la investigación.

Después, se analizan los actores hegemónicos con capacidad de instituir los sentidos dominantes para la construcción de consenso para mantener este modelo extractivo, articulado a la "narrativa del desarrollo sustentable". "Lo primero que uno constata son los actores involucrados en viabilizar el modelo: empresas mayormente transnacionales, el Estado en sus distintas jurisdicciones -nacional, provinciales y municipales-, la red de mediadores simbólicos, desde publicaciones del sector pro minero, boletines para inversores, buffets de abogados, un conjunto significativo de ONG's y fundaciones que se definen como sin fines de lucro, pero que están trabajando en beneficio de las empresas porque procuran ‘mediar' con los conflictos territorializados para controlarlos y viabilizar los emprendimientos que quieren instalarse, ya que sin lo que se llama licencia social para operar (el permiso de las comunidades), no pueden llevarse adelante", continúa.

Antonelli señala que en los tres focos de análisis (actor, actividad e industria) se desarrolla en estas condiciones una "red totalmente asimétrica", por un lado con actores de enorme poder para instalar sentidos positivos vinculados a la megaminería y por el otro con las "resistencias sociales". "Ante la amenaza de la instalación de emprendimientos o ante yacimientos que ya están en explotación, las resistencias primeras son territorializadas, es decir, involucran a ciudadanos de los territorios bajo explotación o que están por ser incorporados al mapa de la megaminería. Esto se explica sintéticamente porque es la defensa del territorio, y eso lo hacen quienes viven ahí, que son directamente afectados".

Sin embargo, no se trata de resistencias aisladas, sino que dieron origen a una red que integra más de 60 asambleas socioambientales de todo el país en la UAC (Unión de Asambleas Ciudadanas). "Esto habla de un segundo nivel de articulación, horizontal como las asambleas territoriales, cuya dinámica procede por consenso y que son apartidarias", dice Antonelli.

El modelo minero
"El agua vale más que el oro. No a la mina", dice la pintada sobre una descascarada pared de Santa María, en Catamarca, que eligieron Antonelli y Maristella Svampa, editoras del libro "Minería transnacional, narrativas del desarrollo y resistencias sociales". Justamente, esta obra trata de aportar un análisis crítico de las formas que adopta el discurso hegemónico y los nuevos mecanismos de expropiación y dominio en torno a la megaminería a cielo abierto.

A comienzos de los 90, varios políticos empezaron a hacer lobby con el gobierno menemista para facilitar el desembarco de la megaminería en la Argentina. Estos personajes, estaban ligados a los intereses de la Barrick Gold y todavía hoy presentan a su provincia natal como un "paraíso" para la minería. Este proyecto era financiado por el Banco Mundial y el Estado nacional, sancionó las leyes que hacían falta para el despojo subterráneo y que todavía continúan vigentes.

"Observamos que Argentina, junto a un conjunto considerable de países de América Latina y el Caribe, sancionó las leyes de los 90 que hoy rigen y enmarcan la megaminería, lo que llamamos el marco regulatorio. Y esas leyes no se han modificado hasta ahora. En otros países hay un tipo de indicadores que nos permiten tener posturas expectantes respecto a qué puede ocurrir en el escenario nacional, como es el caso de Ecuador", señala Antonelli.

Las características de este modelo minero son la "multiescalaridad" y la "multiterritorialidad". "El problema es que esta minería, analizada como un proceso, abarca desde que entran los insumos que se requieren y se desplazan por distintos tramos de la geografía nacional, hasta el traslado del barro que se saca del país como exportación primaria, a su mínimo valor, hay más de 12 provincias involucradas y todas están afectadas de alguna manera, aunque el yacimiento esté en la cordillera", dice.

Además, por el tipo de territorio donde se encuentran los materiales que buscan -agrega la investigadora- comprometen seriamente a poblaciones campesinas rurales y a pueblos originarios a lo largo de toda la cordillera andina y a muchas ciudades que tienen una dinámica económica perfectamente sostenible, como es el caso de Esquel, con el turismo, la ganadería y la industria alimenticia, además de su universidad pública.

Impactos del proyecto
En 2009 se desarrollaron numerosas charlas, debates y actividades en muchas universidades argentinas. "Fue un punto de inflexión. Produjo un antes y un después en el campo de las argumentaciones, vinculadas al modelo de la megaminería y se ha construido una agenda que no estaba. Por otro lado, parece advertirse que si hasta el 2009 era casi monolítico el enarbolar la narrativa del desarrollo como la gran narrativa legitimadora de la mega minería, hoy eso no es así", señala Antonelli.

A través de películas, notas e investigaciones, algunos actores con legitimidad social, política y cultural, introdujeron la problematización sobre cómo se hace esta megaminería y quiénes la hacen. "Esto abre otro campo de discusión en torno a las disputas de la nacionalización o no, porque entonces la cuestión del carácter contaminante y el uso desmesurado de agua y de energía que consume lo haría el Estado y así no se soluciona el problema", añade, porque hoy el Estado está en todo el proceso -desde las concesiones a las transnacionales, sin consultas ciudadanas, hasta la falta u omisión de controles de todo tipo-, y hasta formas de censura y disciplinamiento. Un capítulo especial amerita la criminalización y la judicialización de la protesta social ante el avance de la megaminería y la intervención de "grupos especiales" parapoliciales, como el Kuntur, que reprimió ante la pueblada de Andalgalá. "Lo que sí me parece interesante es que se ha problematizado y creo que estamos en plena discusión, en la que están tomando protagonismo distintos actores en diversos campos de la vida nacional".

Las resistencias de vecinos autoconvocados, pueblos originarios y comunidades campesinas afectadas hacen evidente y se legitiman en nombre de otros lenguajes de valoración. "El caso de la nueva constitución de Ecuador es paradigmático, al instituir a la naturaleza como sujeto de derecho, con valor intrínseco. En las resistencias y en las críticas fundadas hay un horizonte o haz de valoraciones -filosóficas, culturales, epistemológicas- que se fundamentan en la convivencialidad intergeneracional, en la sacralidad, en otros modos de acceso y uso de la naturaleza; se han revalorizado los acervos de pueblos originarios en torno a ellos. Los principios del derecho precautorio y preventivo de nuestro derecho occidental también resguardan el valor de la vida sobre la lógica meramente extractivista que rige al modelo minero en curso. Entonces, la pregunta es, pues, como lo plantea Martínez Alier, quién tiene el poder de simplificar esta pluralidad de valoraciones, y arrojar fuera del sentido a estos diversos -pero convergentes o compatibles- lenguajes de valoración", indica.

- Entonces, ¿cuáles son los objetivos del proyecto? ¿Qué aportan a la discusión?

- Si en algo podemos aportar, es en abonar la legitimación de un campo argumentativo desde un principio de pluralidad de valoraciones con eficacia pragmática, o sea que tenga efectos prácticos, que dé lugar a reglamentaciones, a prohibiciones, a resguardos de las comunidades y de todos, hacer llamados de atención acompañados de proposiciones, no solamente denunciar y alertar, porque... ¿quién es el afectado en esta megaminería? Cuando este modelo como tal se implemente a lo largo de toda la cordillera, los afectados involucran un nosotros del que no está ninguno exento. Aquí hay derechos humanos violados y los informes hablan seriamente de una tendencia en curso, que se ha ido intensificando.

Una mirada sociosemiótica de la minería
Antonelli es egresada de la Escuela de Letras y realizó su maestría en Sociosemiótica. "Ya tenía una primera decisión tomada de no hacer estrictamente estudios de campo literario al haber optado por esa formación. Un objetivo que siempre tuvimos en las investigaciones, fue problematizar la sociosemiótica en relación con otras disciplinas del campo de las ciencias sociales. Desde una perspectiva disciplinar puedo trabajar este problema que involucra a la megaminería", cuenta.

En 2006, la investigadora tomó contacto con algunos ciudadanos de San Juan que estaban en contra del proyecto Veladero, de la mega minera canadiense Barrick Gold Corporation, que ya tenía en vista a Pascua Lama, "el único emprendimiento binacional del mundo, por el cual nuestro país y Chile cedieron territorio y soberanía y se lo entregaron a esa empresa trasnacional", aporta Antonelli.

"En ese año nos encontramos con que el modelo minero ya está en marcha, y no todos quieren aceptar las condiciones de posibilidad y existencia de cómo se está llevando adelante esta megaminería, que es de una envergadura inaudita a lo que se conocía, que manipula enormes volúmenes de roca, consumos de energía y agua fuera de toda escala poblacional".

En esta época también toma estado público el corte del puente Gualeguaychu-Fray Bentos. "Ese fue el primer hallazgo de una emergente vinculada a problemáticas socio-ambientales, donde asistíamos a la reconfiguración de un concepto de comunidad vinculada a la defensa de los bienes comunes y del problema del agua, como sinónimo de vida. Entonces decidimos, al aparecer este tema y ver que el de la megaminería estaba invisibilizado, empezar a interrogarnos por qué, así como se ponía en discurso público -mediático y político- el fenómeno y el problema medioambiental de Gualeguaychu vinculado a las pasteras, en simultáneo se invisibilizaba y no estaba en ninguna agenda el modelo de la megaminería", explica sobre la decisión de empezar a investigar esta temática.

De esta primera investigación y numerosas actividades académicas compartidas en la actualidad, han formulado un proyecto PICT (Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica), con financiamiento del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (Foncyt), junto a grupos de la UBA y la Universidad de General Sarmiento, cuya directora es Maristella Svampa, y Antonelli es responsable del grupo Córdoba. En este proyecto se trabaja sobre los modelos económicos de la Argentina contemporánea: dos extractivistas, el minero y el agro exportador y el modelo industrial.

Fuente: http://www.ffyh.unc.edu.ar/ciffyh/2010/04/13/los-discursos-detras-de-la-megamineria/

jueves, 22 de abril de 2010

Más de 5 millones de niños argentinos en riesgo ambiental

Un estudio de Defensoría del Pueblo de la Nación sostiene que casi la mitad de los menores del país es víctima potencial de los agrotóxicos, las industrias, la extracción petrolera y la ausencia de condiciones sanitarias básicas.

Más de cinco millones de niños que viven en Argentina se encuentran en riesgo de ser afectados por la contaminación ambiental en cualquiera de sus formas. Así se desprende de un estudio de Defensoría del Pueblo de la Nación que, además, consigna que la mayoría se ellos se encuentra en las zonas geográficamente más pobres.

La contaminación por agrotóxicos, industrias y extracción petrolera, sumada a la vulnerabilidad por no acceder a las condiciones sanitarias básicas, convierten a los niños en potenciales víctimas de contraer enfermedades y atentan directamente contra todos los derechos consagrados internacionalmente para la infancia.

El estudio de Defensoría del Pueblo creó un “Atlas de la Niñez en Riesgo Ambiental de la Argentina”, un mapa que permite ubicar las situaciones más complejas. De esta forma se evidencia que, por ejemplo, los lugares donde los menores son más vulnerables por contaminación a causa de agrotóxicos coinciden con aquellos donde la producción sojera se extiende de manera más marcada.

Tres millones y medios de niños habitan en estas regiones del país, donde se instauró un modelo productivo a base de plaguicidas y herbicidas. Mientras que las plantas genéticamente alteradas toleran la alta concentración de veneno, los seres humanos se ven directamente afectados por las fumigaciones, sobre todo cuando se realizan desde el aire o bien sin las medidas de precaución necesarias. Lo mismo ocurre con el residuo que queda en la tierra y que a menudo contamina el agua.

Si, además, la zona productiva se ubica en las regiones más pobres, las consecuencias son aún peores. El riesgo de contaminación por agrotóxicos aumenta dramáticamente cuando la producción se da en las afueras de zonas urbanas. En ese sentido, las provincias de Mendoza y San Juan (productoras de vino), junto con Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba (esencialmente sojeras y trigueras), se encuentran a la cabeza.

La contaminación tiene muchas posibilidades de extenderse en lugares con necesidades básicas insatisfechas. La ausencia de saneamiento básico también se convierte en una potencial arma contra los niños. El “Atlas de la Niñez en Riesgo muestra que es en el norte, la zona geográficamente más pobre del país, donde existen mayores vulnerabilidades por este motivo. En las provincias de Formosa, Chaco y Misiones, ubicados al noreste, la pobreza promedia el 16 por ciento y la indigencia el 5 por ciento,” según los datos más actualizados del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. En los últimos tiempos, la institución quedó en medio de una fuerte polémica por supuesta manipulación de los números, por lo que varios estudios privados señalan que los índices podrían ser aún más altos.

Otro de los puntos más preocupantes es el de la contaminación industrial. El crecimiento económico de los últimos años generó un boom de industrias que se ubican en los alrededores de las grandes ciudades argentinas. Sin embargo, varias décadas de inacción, la excesiva concentración y la falta de controles sobre todo a nivel de los gobiernos regionales llevó a numerosos casos de contaminación, por ejemplo, de varias cuencas hídricas en todo el país.

Es así como la ciudad de Rosario (la segunda más grande del país), junto con varios distritos de la provincia de Buenos Aires (cercanos a la capital argentina), se ubican a la cabeza de la lista de las regiones con más riesgo ambiental para los niños.

Un párrafo aparte merece la contaminación por actividad petrolera y extracción minera. En el primer caso, las provincias ubicadas sobre cuencas son las más afectadas. Encabeza la lista Neuquén, donde la concentración de pozos de extracción a metros de zonas urbanas genera cotidianamente distintos casos de enfermedades. También en este distrito se detectaron en los últimos 20 años numerosos casos de contaminación del suelo y las napas con metales pesados. Estudios privados afirman que el pasivo ambiental ascendería a mil millones de dólares en toda la cuenca petrolera neuquina, operada en su mayoría por empresas extranjeras.

El caso de la minería, en tanto, tuvo que ser quitado del estudio de Defensoría del Pueblo. No porque no exista un potencial daño, sino porque todos los estamentos encargados de fiscalizar al actividad, tanto a nivel nacional como provincial, se negaron sistemáticamente a otorgar datos, según confiaron fuentes de esta institución. Los efectos que la minería, tanto tradicional como a cielo abierto, está generando en el medioambiente son sólo conocidos gracias al accionar de las organizaciones sociales. El silencio oficial, claro está, es una manera de tapar la depredación.

Según reseña el trabajo de Defensoría del Pueblo, para realizar el “Mapa de Riesgo Ambiental” se cruzaron datos con un estudio previo sobre la vulnerabilidad social de la niñez. Para llegar a estas conclusiones se realizaron distintos relevamientos de la siguiente forma: “El Índice de Contaminación Industrial consideró el número de establecimientos, su rubro y tamaño. El Índice de Contaminación por Plaguicidas se compuso a partir de la superficie sembrada de cada cultivo, los plaguicidas empleados en cada cultivo, su dosis de aplicación y toxicidad. El Índice de Saneamiento Básico Insuficiente fue elaborado a partir del número de niños con provisión y procedencia de agua no segura y falta de servicio cloacal. El Índice de Actividad Petrolera (en su faz de Extracción de Petróleo Crudo y Gas) contempló el número de pozos, la producción de gas y petróleo de cada cuenca petrolífera y la distancia de los pozos a los asentamientos humanos”.

El estudio fue realizado con el apoyo de UNICEF, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Fuente: http://www.prensamercosur.com.ar/apm/nota_completa.php?idnota=4642

lunes, 12 de abril de 2010

Video: MegaMinería en imágenes encontradas




Licencia post-panel: Oda a la Megaminería. from SixPositive on Vimeo.

Ongamira Despierta en artículo de La Voz del Interior

El llamado de los tambores
En un universo de tierras rojizas y suaves serranías, se evocan antiguos rituales para celebrar solsticios y equinoccios.

El valle se encuentra formado por rocas sedimentarias de gran tamaño del período cretácico (de aproximadamente 120 a 130 millones de años de antigüedad) denominadas areniscas rojizas y circundadas por bosque serrano, en el pie de los montes, y pastizales de altura en las cumbres de los cerros.
Ongamira, a 20 kilómetros de Capilla del Monte, en lengua comechingona significa “energía de todo lo creado”. Y eso se percibe en el cuerpo, en el alma y en el corazón del visitante cuando se adentra por los senderos hacia las oquedades de la montaña. Es lo que se siente al elevar la mirada hacia los grandes aleros, cubiertos de helechos, flores, vertientes y chirrios (aves de las grutas) que revolotean por las altas paredes rugosas, húmedas y erosionadas, por el viento y el agua.
Los cerros Pajarillo (1.700 metros sobre el nivel del mar) y el Colchiqui (1.575 metros), son los eternos y pétreos guardianes del lugar, que por sus curiosas formas le otorgan magia al enigmático paisaje.
Antiguas civilizaciones. Ongamira albergó a la cultura ayampitín, una de las más antiguas del país (8.000 años de antigüedad, según estimaciones).
Es en estos sitios donde Aníbal Montes y Alberto Rex González descubrieron importantes yacimientos con vestigios arqueológicos.
Recuperaron restos de alfarería, puntas de flecha y utensilios de uso común en esas comunidades primitivas enroladas en pueblos de cazadores y recolectores nómades a los que le sucedieron en evolución los comechingones.

El cerro de los dos nombres. En tiempos donde los “camiares”, como también se llamaba a los comechingones, vivían libres en pleno contacto con la naturaleza, el cerro se llamaba Charalqueta y reverenciaba al dios de la alegría.
Pero esa armonía se alteró cuando llegó el capitán español Blas de Rosales, uno de los primeros encomenderos y compañero de Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de Córdoba.
Corría el año 1573 y la intención era la extracción de minerales de esa zona. Alertada de la presencia española la comunidad aborigen se levantó en defensa y atacó ferozmente con sus “sacates” (pueblos) al invasor, al que dio muerte.
En muy poco tiempo, la venganza llegó con mucha sangre derramada, porque fue en el valle de Ongamira donde se produjo una de las matanzas más cruentas de la historia de Córdoba.
Los españoles subieron al cerro con sus caballos por el poniente mientras los comechingones resistieron en la lucha. Muchos ancianos y mujeres con sus niños no dudaron en arrojarse al vacío, para no entregarse al yugo del conquistador, mientras ofrecían una última mirada al cerro Charalqueta, el dios de la alegría.
A partir de este suceso el cerro cambió el nombre por Colchiqui que se refiere al dios de la fatalidad, de la tristeza.

Despierta una nueva fuerza. Desde siempre, el Valle de Ongamira y sus grutas son una zona muy codiciada por su riqueza mineral, paisajística y por la abundante diversidad de flora y fauna.
Cielo, tierra, sol y agua son responsables de tanta belleza que hoy claman por protección. Tal como lo hacen en la actualidad los habitantes de Ongamira y los vecinos autoconvocados, con su grito de ¡Ongamira despierta!.
Ellos vuelven a decir “No a la mina, si a la vida” con una resistencia de acciones concretas que despiertan conciencia en la defensa de quienes, una vez más enfrentan a los que no valoran cultura, identidad y naturaleza mediante explotaciones mineras a cielo abierto.
“La tierra no está enojada, la Pachamama se está sanando” fue una de las frases que resonaron el pasado 21 de marzo en el encuentro de 8.000 tambores por la paz, que se realizó en la entrada a las Grutas de Ongamira.
Se evocan ceremonias antiguas, con mucho respeto y humildad, como lo propone desde hace tiempo “Goyo” Masmán Flores y sus amigos desde las Grutas de Ongamira. Hacia allí llegan cada vez más personas de todas partes del mundo, para tocar tambores, realizar temascales, hacer sonar cuencos sagrados e izar wipalas.
En esa ocasión se invoca a los espíritus del cóndor, del águila, del colibrí y a los apus (divinidades) de las montañas, de los ríos, del viento y del sol.
Allí se congregaron codo a codo un coya, que saludaba en quechua, y una canadiense que cantaba una canción sioux junto a Umay (“la que sabe”) de hierbas medicinales.
Ahí estaba Daniel Brower que compartía los cuencos de cuarzo y sus círculos de sonidos con el resto de los concurrentes, todos aunados más allá de las fronteras.
Y muy cerca, la silueta del cerro Colchiqui, que sigue invitando a la reflexión mientras se espera que el hombre nuevo vuelva a identificarse con lo esencial a través de sus cantos, danzas, fuegos y música.
El cerro espera que le devuelvan su antiguo nombre y que la tristeza Colchiqui se convierta en felicidad Charalqueta.

Refugio de artistas e intelectuales
Muy cerca de las grutas de Ongamira y el cerro Calavera, desde donde se tiene una fabulosa vista panorámica, se puede visitar también el Centro Recreativo Cultural Deodoro Roca, que abarca la representación de una vieja pulpería, una galería de arte, un restaurante y un museo.
El lugar recuerda al abogado cordobés, libre pensador e impulsor de la Reforma Universitaria de 1918. Allí se atesoran casi 24.000 piezas de objetos antiguos, armas, puntas de flecha, una colección de monedas y hemeroteca.
Cuentan los memoriosos una anécdota ocurrida por los años ¨30 cuando Deodoro Roca junto a un vecino colocaron el siguiente cartel:
“Próximamente Lazareto Leprosario Doctor Finocchietto”, con el fin de ahuyentar los loteos masivos en ese ambiente natural.

Dónde. Centro Recreativo Cultural Deodoro Roca, ruta provincial 17, Ongamira, teléfono (03543) 155-54175.
Abierto todos los días.
Datos
Distancia De Córdoba: 122 kilómetros.
Informes. Oficina de Turismo; teléfono: (03548) 48-1538.

domingo, 11 de abril de 2010

Ongamira Despierta en la XXVIII Feria Internacional de artesanías de Cba

En el día de ayer, sábado 10 de abril, Ongamira Despierta concurrió a la XXVIII Feria Internacional de Artesanías de Córdoba con el objetivo de concientizar y tomar contacto en especial con artesanos provenientes de las provincias más afectadas por la Megaminería como lo son San Juan, Catamarca y La Rioja.

A diferencia de otros años, los encontramos muy apesadumbrados y preocupados por la situación que atraviesan sus provincias. La falta de agua, el miedo a perder sus actividades, algunas de ellas ancestrales, por el riesgo de no poder obtener materia prima en buenas condiciones para trabajar... Sumando a ello nos comentaron de situaciones críticas como el caso de una tejedora de San Juan cuya hermana es la abogada de la Barrick Gold, situación que divide a la familia.

¿Es esto un reflejo de aquellas mejoras en las economías provinciales que toda minera promete?
No sólo contaminan el medio ambiente, sino que matan artes ancestrales y fuentes económicas honestas, dividen familias, crean miedo... nuestros artesanos no tienen materia prima mientras que Minera La Alumbrera se da el gusto de "informar" que sus ganancias en oro y cobre son de 10.000 millones de dólares!!

Basta de mentiras, la megaminería nunca dió ni dará progreso a nadie, nunca les interesó darlo...

Agradecemos a la Municipalidad de Capilla del Monte que nos facilitó el traslado hasta la ciudad de Córdoba y a la gente que nos sigue acompañando en esta lucha.

¡ONGAMIRA DESPIERTA!

sábado, 10 de abril de 2010

Función espiritual del REINO MINERAL

Los integrantes del Reino mineral ejercen una acción invisible y profundamente dinámica al seleccionar los átomos y moléculas con las cuales interactúan. Esa forma de actuación se refleja en la belleza de las piedras, de los lagos cristalinos y de una atmósfera límpida, y es impulsada especialmente por la energía de la síntesis y el orden.

Si percibimos que en cada partícula mineral está presente, materializada, la fuerza del espíritu, nos preparamos para una buena convivencia con ese Reino. Ciertos yacimientos de minerales son verdaderos centros de transformación de fuerzas dispersas en la atmósfera de la Tierra; y cuando la humanidad llegue a tener el conocimiento de esa realidad, la extracción de minerales será más controlada y habrá más respeto por su integridad.

Ese respeto favorece el trabajo de grandes devas que mantienen el Reino mineral magnéticamente coligado con regiones del cosmos situadas más allá del sistema Solar. Entonces, determinados especimenes minerales podrán llegar a un grado supremo de perfección.

Cuando la humanidad llegue a ser más sutil y receptiva a las energías interiores, no ocurrirán las distorsiones que existen hoy con el uso de los cristales, piedras y metales. Ella será capaz de cooperar con el Reino mineral con bases espirituales y realmente científicas, y los minerales, liberados de una explotación excesiva, tendrán posibilidades magnéticas inimaginables. Tal avance, viable debido a la nueva constitución del nivel etérico planetario, que será más sensible a la energía enviada hacia la Tierra por el Sol, ayudará a los seres humanos en el acercamiento las civilizaciones evolucionadas del cosmos.

Fuente: “Léxico esoteríco de la obra de Trigueirinho”

¿Por qué oponerse a la minería de metales?

09-04-10 Por Camilo Salvadó

Para comprender los motivos de comunidades y organizaciones para oponerse a la minería de metales, no podemos hacerlo sólo desde la lógica de la economía capitalista. La razón es simple: ningún problema debe entenderse sólo desde uno desde uno de sus ángulos. Por ello se intentará abordar la cuestión de la minería desde el campo de la ecología política, que a nuestro juicio integra elementos económicos, ambientales y políticos.

Razones económicas
Es frecuente encontrar en los medios de comunicación, expresiones de duda y desconfianza frente a la activa oposición que muchas comunidades campesinas e indígenas, y sus aliados en el movimiento social, han mantenido desde hace años ya, en contra de la explotación minera y petrolera, la construcción de grandes hidroeléctricas y los megaproyectos mega plantaciones, supercarreteras y otros.
Centrándonos en la minería de metales, podemos ver como en muchos casos -no en todos- se trata de un discurso fabricado por grupos vinculados a las empresas, que ven sus inversiones y ganancias "en peligro". Estos grupos de interés no quieren entender las razones de las comunidades y sus aliados para oponerse a la "generación de riqueza"; y solamente ven "eco-histéricos" con agendas ocultas o campesinos "manipulados" por aquellos.
Los defensores interesados de la minería (y en general de los megaproyectos) tienen un pensamiento tan cerrado, que solo pueden entender la oposición a estos proyectos, afirmando que los supuestos "eco-histéricos" se están "enriqueciendo" con ello. Tampoco pueden aceptar que las comunidades se movilizan por si mismas, sin manipulación, al ver violados sus derechos o al percibir con sus propios ojos los daños causados al medio natural.
Para comprender los motivos de comunidades y organizaciones para oponerse a la minería de metales, no podemos hacerlo sólo desde la lógica de la economía capitalista. La razón es simple: ningún problema debe entenderse sólo desde uno desde uno de sus ángulos. Por ello se intentará abordar la cuestión de la minería desde el campo de la ecología política, que a nuestro juicio integra elementos económicos, ambientales y políticos.
La mayoría de posturas favorables a la minería -por ejemplo el reciente informe del CIEN "Contribución de la industria minera al desarrollo de Guatemala"- solamente ven esta actividad desde el punto de vista de la riqueza que genera, y sostienen que la minería, por el mero hecho de su existir, tiene un "efecto derrame" sobre el resto de la población (digamos por la vía de empleos o inversiones privadas).
Este argumento es falso, ya que la riqueza generada a partir de la extracción, procesamiento y venta de oro y de otros metales estratégicos (como el uranio), es y será solo para la minera. El "efecto derrame" no existe, a menos que llamemos así a: a) las inversiones que toda empresa hace para desarrollar su actividad, como los pocos empleos para especialistas extranjeros. b) el derrame de dólares que solo alcanza a los accionistas, pero no a las comunidades afectadas, o c) el potencial derrame de cianuro en las fuentes de agua.
Estas afirmaciones no se basan en prejuicios o mentiras, sino en la observación de la realidad minera pasada (El Estor, San Ildefonso Ixtahuacán) y presente (Sipakapa, San Miguel Ixtahuacán), que demuestra claramente que la inversión privada nunca se ha convertido en un mejor nivel de vida para las poblaciones cercanas a la explotación, mientras las empresas perciben cada vez mayores ganancias: la onza de oro superó los 1,100 dólares este mes.
La posición que favorece la minería sólo desde argumentos económicos, también tiene una postura errada sobre los impactos ambientales. En el peor de los casos, los niegan y en el "mejor" caso los consideran "externalidades", que deben asumir las comunidades pero no la minera. Incluso se afirma que "toda actividad humana tiene impactos en el entorno" (lo cual es cierto, pero no puede compararse el impacto ambiental de una milpa familiar con el de una gran empresa minera o petrolera).
Incluso dentro de las posturas opuestas a la minería, es frecuente encontrar argumentos igualmente centrados en lo económico (en especial en el tema de las regalías). Por supuesto, esta cuestión es crucial. Desde ningún punto de vista puede considerarse como justo que la minera se quede con el 99% de las ganancias y el restante 1% se divida entre el gobierno central y el gobierno local, sin que una gota llegue a alcanzar a las comunidades más pobres.
Pero, aún aumentando las regalías (y aunque la mentira del "efecto derrame" fuese cierta), la minería de metales sigue teniendo graves impactos ambientales que no entran en ningún cálculo económico. Centrar el debate solamente en perspectiva de las "ganancias", la "riqueza" y el "oro" (aún posicionándose a favor de las comunidades) es limitar la discusión al mismo terreno en el que quieren ubicarlo los defensores de la minería.
Debe debatirse seriamente si es mejor prevenir los impactos ambientales y sanitarios, o dar una pequeña compensación monetaria a quienes los sufren. Estas son cuestiones que podrían abordarse en una nueva ley de minería. Una ley que, aún aumentando las regalías (digamos a un 50%), no se centre solo en el tema económico, y que no vele solamente por las empresas sino también, y sobre todo, por las comunidades y la naturaleza.
Por último, también resulta urgente que el gobierno proporcione alternativas de producción y sobrevivencia a las comunidades para que no caigan en la trampa de los falsos "empleos". O en todo caso, si considera que ése no es su papel o que no tiene suficientes ingresos para ello, debería dejar espacio y dar facilidades a las comunidades para que ellas mismas construyan sus propias alternativas económicas frente a la minería.

Razones ambientales
Cuando se habla de los impactos ambientales de la minería, no nos referimos simplemente a que se esté "arruinando el paisaje" (Siglo XXI 16/07/09), sino a cuestiones mucho más serias, que tienen a su vez implicaciones en la economía, la salud y la alimentación de las comunidades cercanas a las minas. Tal es el caso de Valle de Siria en Honduras, donde se han denunciado muchos efectos nocivos en la salud de las poblaciones cercanas.
En Guatemala, los voceros de la mina Marlin continúan negando que la actividad de la misma tenga algún tipo de impactos ambientales, pese a que ya están comprobados sus efectos en la salud de los habitantes de las comunidades cercanas y en trabajadores de la mina (erupciones en la piel por contaminación de la sangre con cobre y arsénico), así como el hecho de que se han secado ya 40 pozos de agua comunitarios (Diario de Centroamérica, 11/03/09).
Por otro lado, está la deforestación asociada a este tipo de industria (que resulta innegable), ya que la minera requiere, en primer lugar de talar los árboles de la zona, y en segundo lugar de literalmente "moler" la montaña, para separar la tierra de los metales, utilizando para ello maquinaria pesada (extracción a cielo abierto) y químicos venenosos (lixiviación con cianuro de sodio), lo que implica la destrucción y contaminación tóxica del suelo.
Con esto nos referimos a que los suelos donde se ha practicado la explotación minera de metales a cielo abierto, tal como hoy se practica, no podrán ser utilizados para cultivos o para reforestación, teniendo impactos a largo plazo en la alimentación de las comunidades. Consideremos además que para obtener el oro necesario para fabricar un solo anillo de 18 kilates, se necesita generar hasta 20 toneladas de desechos sólidos.
Otro impacto ambiental muy serio es sin duda en el agua. Recordemos que el impulso a la minería se da sobre todo en las cuencas altas, donde, por razones geológicas, están los mayores yacimientos de oro y otros metales con valor estratégico. Pero es también en las cuencas altas donde están la mayoría de nacimientos de agua, por lo que la deforestación, la sobre explotación de las fuentes de agua y la destrucción del suelo interrumpen el proceso de recarga hídrica.
Como se indicó, el agua explotada por la mina Marlin es envenenada con cianuro y otros químicos durante el proceso de lixiviación; luego es embalsada en un agujero llamado pomposamente "represa de colas", que no impide la filtración de los químicos a las aguas subterráneas. En Honduras y otros países se han documentado accidentes por derrames y roturas de estas "represas". En Guatemala ya ha habido varios derrames de camiones con cianuro, que además ha sido introducido al país sin pagar impuestos. (Prensa Libre, 30/06/09).
La cuestión del agua no sólo es preocupante desde el punto de vista de sus impactos ambientales, en la salud de los seres vivos y en la alimentación. También es a todas luces injusto que las mineras puedan explotar de forma totalmente gratuita hasta 250,000 litros de agua por hora, la misma cantidad que una familia campesina podría consumir en unos 22 años (en teoría, si es que tuviera acceso a agua potable y entubada).
Cuando se debate el tema de la minería de metales, existe la necesidad de prestar al tema ambiental por lo menos la misma atención que se da al tema económico. Después de todo, recordemos que la postura a favor de la minería por lo general niega dichos impactos ambientales.
Entre los grupos opuestos a esta industria extractiva, abundan las críticas centradas solamente en lo ecológico (ignorando o tomando en cuenta superficialmente el tema económico). Esta posición, si bien puede sostenerse desde el punto de vista de la ética de la vida, con frecuencia tiende hacia una visión idealizada de la naturaleza y de las comunidades campesinas, ignorando las condiciones de pobreza y explotación en que cotidianamente sobreviven.
De forma similar, las críticas centradas solamente en el tema económico, pierden de vista no solo los vínculos directos entre ambiente y economía, sino también que los impactos ambientales en si mismos, son razones de peso suficientes para oponerse a la minería de metales. Es preciso que las críticas no se centren sólo en el tema de las regalías, pues incluso si estas aumentaran, esto no eliminaría los impactos ambientales.

Razones políticas
Al tomar posición a favor o en contra de la minería de metales, generalmente se hace desde la economía o la ecología. Otro punto de vista aún no explorado a fondo, es político. Con ello no nos referimos a la ideología del gobierno de turno, pues desde los abiertamente neoliberales PAN, GANA), hasta los que navegaron bajo otras banderas (DCG, FRG, UNE) han dado su apoyo abierto o velado a la minería y han usado –con distintos matices- el discurso de la misma como “motor del desarrollo”.
El gobierno actual no llega al extremo neoliberal de negar los impactos ambientales de la explotación minera. Sin embargo, al sostener que éstos pueden minimizarse, oculta el hecho de que no se deben a “errores” o “excesos” de las empresas, sino son parte del proceso normal de la extracción minera.
Parece que al gobierno sólo le importan las necesidades de las empresas pero no de las comunidades impactadas o amenazadas por las actividades extractivas. Solo así se explica que la transnacional Goldcorp (dueña de Montana Exploradora y de la mina Marlin) pueda proseguir con sus actividades, pagando el mismo 1% de regalías, pese los señalamientos de comunidades, organizaciones y del mismo Ministerio de Ambiente sobre los negativos impactos ambientales y económicos.
Los apóstoles del “libre mercado”, la “creación de empleos” y el “efecto derrame”, seguro sintieron mucha “seguridad para la inversión” cuando personal de la mina Marlin impidió el acceso al Alcalde de Sipakapa, quién pretendía tomar muestras del agua de la represa de colas (Prensa Libre 17/03/08), o cuando el Ministerio de Ambiente fue obligado a dar marcha atrás en sus acciones por el ingreso de cianuro libre de impuestos y controles ambientales (Prensa Libre, 30/06/09).
Como era de esperarse, frente a las consultas comunitarias en contra de la extracción minera y petrolera, mega hidroeléctricas y otras actividades similares, el gobierno actual adoptó la misma posición que el anterior. Al igual que la GANA, la UNE no ha reconocido la validez ni ha acatado los resultados de las 24 consultas comunitarias realizadas durante su gestión, y replica el discurso de la “oposición al desarrollo”, los “indígenas manipulados” y la “ingobernabilidad”.
Pero las consultas comunitarias no pueden ni deben verse solo bajo ese lente. Más bien debemos preguntarnos: si realmente vivimos en una democracia (débil e insuficiente, pero democracia al fin) ¿por qué no se han respetado los resultados de las 51 consultas comunitarias realizadas desde el año 2005? ¿Será que más de medio millón de votos (600,800) en contra de la minería y los megaproyectos no tienen ningún valor ni peso político? ¿Acaso la democracia y las votaciones solo importan en temporada electoral pero no cuentan en el día a día?
El tema de las consultas comunitarias también se relaciona con el controvertido Convenio 169 de la OIT sobre derechos de los pueblos indígenas y tribales. Este convenio, firmado por el gobierno del neoliberal PAN, en 1996 (solo para aprobar un año después la actual Ley de Minería) obliga, entre otras cosas, al gobierno y a las empresas, a informar y consultar a las comunidades antes de conceder las concesiones y de iniciar los proyectos, lo cual nunca se ha cumplido.
Dado que el Convenio 169 establece procesos de información y consulta previa a las comunidades, y que las consultas comunitarias se han celebrado muchas veces después de la concesión de los proyectos, algunos analistas han argumentado que las consultas no solo serían ilegales sino además violarían ellas mismas el mencionado convenio (Siglo XXI 25/09/09), argumento que no solo resulta claramente interesado, sino incluso absurdo.
Primero, las consultas comunitarias celebradas son una forma de protesta pacífica, contra la violación de derechos humanos contenidos o no en el mencionado convenio. En ese sentido, varios relatores de la ONU han señalado claramente la extracción minera como causa de graves violaciones a los derechos y libertades específicos de los pueblos indígenas, y de los campesinos en general (por ejemplo, el derecho a la alimentación y a la tierra).
Segundo, las consultas definidas en el Convenio 169 no se parecen a los desayunos con video publicitario incluido practicados por las empresas. Por el contrario, las consultas a las comunidades deben llevarse a cabo, “de acuerdo a sus propias costumbres y tradiciones, de forma participativa y libre” (artículo 6). Las consultas realizadas por las comunidades son una muestra evidente y viva de dichas “costumbres y tradiciones”; es decir, son la forma en que se han tomado decisiones comunitarias importantes desde hace siglos.
Tercero, es cierto que las consultas comunitarias han invocado el Convenio 169 (con excepción de Río Hondo, mayoritariamente mestizo), pero también se basan en artículos vigentes de la Constitución Política, el Código Municipal y la Ley de Descentralización. Más allá del tema legal, existe la obligación moral de respetar los resultados de estos procesos comunitarios de diálogo, consenso y toma de decisiones.
Por último, con o sin Convenio 169, con o sin reglamento o ley específica para su aplicación, las consultas comunitarias deben entenderse y acatarse como formas válidas, democráticas y pacíficas de resistencia, y como un claro mensaje al gobierno, las empresas y la sociedad: “NO QUEREMOS MEGAPROYECTOS EN NUESTROS TERRITORIOS” ¿Es acaso un mensaje tan difícil de entender? http://www.ecoportal.net/

Camilo Salvadó - Investigador de la Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales -AVANCSO-, Guatemala. Las partes del artículo fueron editoriales del Noticierto Maya K'at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica -FGER- del 16 y 22 dic. 2009 y 19 ene. 2010 www.fger.org

martes, 6 de abril de 2010

Energía nuclear, no gracias

24-03-10 Por Acción Ecológica

Hiroshima, Nagasaki, nos recuerdan las atrocidades a las que pueden llegar los conflictos bélicos. Chernóbil, el peligro que entraña el tener acceso a una de las tecnologías más peligrosas que ha creado la humanidad. Ademas la producción de energía nuclear está directamente asociada a otro grave problema que es la minería de uranio. Por otra parte se sabe que los residuos nucleares son materiales altamente peligrosos que emiten una gran cantidad de radioactividad por miles de años. El contacto con estos por parte de cualquier ser vivo resulta letal. Los desechos nucleares son uno de los problemas más serios y no existen aun soluciones aceptables conocidas hasta la fecha.

Hiroshima, Nagasaki, Chernóbil son nombres que al mencionarlos no podemos dejar de estremecernos. Los dos primeros nos recuerdan las atrocidades a las que pueden llegar los conflictos bélicos y el peligro que entraña el tener acceso a una de las tecnologías más peligrosas que ha creado la humanidad.

El caso de Chernóbil representa el accidente nuclear más grave de la historia, sucedido el 26 de abril de 1986, en Ucrania. Las estimaciones de muertes por cáncer producto del accidente de Chernobil son muy disimiles, sin embargo las mas discretas hablan de entre 30 mil a 60 mil casos. Greenpeace por su parte afirma que las muertes serán de al menos 93.000. Además hubo decenas de miles de evacuados. Las cifras oficiales señalan que la cantidad de material radiactivo liberado en Chernóbil fue de 500 veces mayor que la liberada por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945 por el ejército de los Estados Unidos en Japón. Esta bomba mató a cerca de 120.000 personas y provocó más de 300.000 heridos quienes sufrieron las atroces consecuencias de la exposición a la energía atómica aún décadas más tarde.

El Ecuador siempre ha mantenido una vocación pacífica y de respaldo a todo acuerdo de no proliferación de armas nucleares, sin embargo, conocemos que el gobierno se encuentra empeñado en invertir en la investigación de tecnologías atómicas. Pero, aún con fines pacíficos, este tipo de tecnologías ha sido muy cuestionada, principalmente en lo que tiene que ver con su uso para generación eléctrica. En nuestro país, la Comisión de Energía Atómica (CEEA) es la encargada de lo concerniente a la seguridad nuclear y protección radiológica para las importaciones de estos componentes y también con lo relacionado a la producción, adquisición, transporte, exportación, transferencia, utilización y manejo de los materiales para el desarrollo de estas tecnologías.

La producción de energía nuclear está directamente asociada a otro grave problema que es la minería de uranio. Llama la atención que a fines del año pasado Irán manifestase estar interesado en hacer exploración minera al Sur del país. De hecho, existen indicios de que en esta región del Ecuador podría haber uranio básico para el desarrollo de energía nuclear. Datos científicos dicen que podría haber este mineral inclusive en el conocido bosque de Puyango y en la cordillera del Cóndor. Del lado peruano de esta cordillera, la empresa con capitales canadienses Dorato realizaba actividades de prospección hasta que fuera cuestionada por los indígenas de la zona obligando al gobierno a suspender las concesiones.

También el año pasado, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ofreció al Ecuador un aporte de casi un millón de dólares para el desarrollo de investigaciones sobre tecnologías nucleares. Entre estas están las aplicaciones en medicina nuclear para combatir el crecimiento de células cancerosas, pero hay otras cuyos riesgos deberían obligar a la aplicación del pricipio de precaución como es la irradiación atómica para el cultivo de alimentos como banano, soya y arroz pues permite su conservación durante mas tiempo. Precisamente, otro objetivo del gobierno podría ser el uso de energía atómica como una alternativa para cambiar su matriz energética basada en la hidroenergía y el petróleo; esto, sin tomar en cuenta los enormes riesgos ambientales que implica el desarrollo de estas tecnologías. De hecho, grandes financistas están rechazando este tipo de inversiones por los enormes riesgos que significan, entre los que resaltan los problemas de seguridad, la manipulación y disposición de desechos radiactivos y la probabilidad de accidentes.

Otros problemas de las centrales nucleares son aquellos relacionados con el desmantelamiento del reactor, su enfriamiento, su demolición, la disposición de los contenedores, y la construcción de depósitos. Se sabe que los residuos nucleares son materiales altamente peligrosos que emiten una gran cantidad de radioactividad por miles de años. El contacto con estos por parte de cualquier ser vivo resulta letal. Los desechos nucleares son uno de los problemas más serios y no existen aun soluciones aceptables conocidas hasta la fecha. Por este motivo, varios países del norte buscan tratados para exportar desechos nucleares a países del Sur.

Al ser una inversión con tantos riesgos los estados están obligados a entregar ingentes subsidios para los seguros; además, se distrae la atención en el desarrollo de energías verdaderamente limpias y genera una gran dependencia tecnológica. Quienes promueven este tipo de energía brindan información engañosa al decir que genera empleos. De acuerdo a diversos estudios, la relación de empleos generados entre la energía solar y nuclear es de 1000 a 1. Desde todo punto de vista, la energía atómica es ajena a la soberanía energética y por supuesto al sumak kausay.

En los últimos años se han producido numerosos accidentes en el mundo como son:

•Three Mile Island en Estados Unidos en 1979
•Chernobyl, en Ucrania, en 1986
•Hamm-Uentrop, Alemania en mayo de 1986 (escape de radiación hasta dos kilómetros)
•Goiania, Brasil, en 1987 (Derrame de Cesio137 de un hospital)
•Greifs-Exwald, Ex-República Democrática (RDA) en 1989 (fusión parcial del núcleo)
•Vandellós, España en octubre de 1989 (incendio en la zona de turbinas)
•Tomsk, Rusia (Ex Unión Soviética) en abril de 1993 (contaminación hasta 28 kilómetros.
•Tokaimura, Japón en septiembre de 1999 (trabajadores expuestos a radiación neutrónica; dos de ellos murieron)
•Indian Point, Estados Unidos en febrero de 2000 (descarga de vapor radiactivo)
•Onagawa, Japón en febrero de 2002 (incendio en los cimientos de uno de los reactores)
•THORP, Gran Bretaña en abril de 2005 (una solución de 20 toneladas de uranio y 160 Kg de plutonio en 83 mil litros de ácido nítrico se filtró por una tubería rota
•Dounreay, GB en septiembre de 2005 (vertido de 266 litros de residuos radiactivos)
•Kashiwazaki Kariwa, Japón en julio de 2007 (a consecuencia de un sismo la central sufrió un incendio parcial y derrames radioactivos)

En nuestro país, la minería de uranio causaría impactos sociales y ambientales irreversibles en donde se las realice. Esta es una actividad altamente peligrosa y quienes trabajan es esas minas se ven expuestos a la radiación natural de ese tipo de minería. De acuerdo al OLCA de Chile, en minas de este tipo los mineros suelen morir de cáncer y presentar diversos tipos de tumores y enfermedades derivadas de la exposición a la radiactividad. Por este motivo es una de las actividades mineras mas cuestionadas.

Otros problemas asociados a la industria nuclear es la vulnerabilidad y las tensiones geopolíticas, el auge del terrorismo y la inseguridad. Por todos estos motivos hay un gran movimiento antinuclear que se desarrolló durante los años 80 en los países del Norte. Ecuador no debería embarcarse en una actividad tan cuestionada desde todo punto de vista y la sociedad debe levantar en voz alta un: “Energía nuclear, no gracias”. www.ecoportal.net

Acción Ecológica, Ecuador. 24 de marzo, 2010

Fuentes y más información:

•FAIRLIE, I. y SUMMER, D. The Other Report on Chernobyl (TORCH). Alemania, abril 2006.
http://cricket.biol.sc.edu/chernobyl/papers/TORCH.pdf
•Greenpeace España. www.greenpeace.org/espana
•Mines and Communities http://www.minesandcommunities.org/
•OLCA. Chile www.olca.cl
•RODRIGUEZ PARDO, Javier. EN LA PATAGONIA NO. el Bolsón, Argentina. 2006.
http://www.machpatagonia.com.ar/wp/wp-content/uploads/enlapatagoniano.pdf
•Taller Ecologista, Argentina. www.taller.org.ar

domingo, 4 de abril de 2010

SEMANA SANTA: concientización en Capilla del Monte

En la noche de ayer estuvimos juntando firmas y concientizando a los turistas que estaban de paso por la ciudad turística de Capilla del Monte.

Como siempre agradecemos que se hayan acercado. Nos sigue asombrando la conciencia que se está  formando sobre la problemática minera en nuestro país y el apoyo y respeto tan grande que nos dan.

FOTOS