¡Ongamira Despierta! Es el grito de alerta de vecinos autoconvocados de Córdoba, Argentina, frente a la explotación minera metalífera a cielo abierto, contaminante y saqueante. El movimiento surgió ante la amenaza de explotación en el Valle de Ongamira, un lugar mágico y rico tanto a nivel turístico como arqueológico.
Cómo hace cuatro años, nos seguimos reuniendo en Asamblea para informarnos y debatir un panorama que, no sólo atañe al noroeste cordobés, sino que se repite con desolada continuidad en las nefastas experiencias vividas por nuestros hermanos de Catamarca, San Juan, Chubut, La Rioja, Tucumán y Santa Cruz entre otras provincias de la Argentina y en varios países de América Latina.
El contexto jurídico que regula la actividad minera, heredado de la decada del ’90, tiende únicamente a favorecer el desarrollo de ese sector de la industria en detrimento del patrimonio nacional.
En septiembre de 2008 el pueblo unido logró que se sancione por unanimidad la Ley Provincial 9526 que PROHIBE la MINERÍA METALÍFERA A CIELO ABIERTO en Córdoba. Esta Ley actualmente está amenazada ante un pedido de inconstitucionalidad. Por esto seguiremos Despiertos y Despertando.

¡Ongamira Despierta! dice sí a la vida y a la salud; sí a la preservación del agua y los recursos naturales; sí a la protección del patrimonio cultural y ¡NO A LA MINA!

En este blog encontrará el material necesario para informarse sobre la situación que esta sufriendo Córdoba y el resto de nuestro querido país frente a la amenaza minera.

DECLARATORIA DE ADHESION A LA DEFENSA DE LA LEY 9526

VIDEOS: Situación minera en Córdoba "MINAS A CORAZÓN ABIERTO"

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?

¿Por qué siguen ofreciendo Ongamira si hay una Ley que la protege?
Página oficial

Historia de una mina de uranio en Córdoba

lunes, 26 de abril de 2010

Algunas lecciones aprendidas en la resistencia a las industrias mineras

Juan Almendares - Honduras

Introducción.
Esta es una serie de reflexiones que se dan en el marco de la lucha contra las industrias extractivas mineras y que se presentan a consideración de nuestros pueblos para que después de un análisis critico sean enriquecidas por el aporte conjunto de cada familia, comunidad, discusión en las escuelas, colegios, universidades y sirvan después de un proceso colectivo desde abajo para la construcción de un pensamiento que alimente una resistencia radical de oposición a lo que nunca ha sido nuestro mas bien extrañó a la cultura, expropiador de tierras, contaminante de aguas suelos aire flora , fauna cuerpos y mentes humanas .

La primera lección es la histórica. La minería como práctica de exploración y explotación siempre ha estado ligada en su forma más dominante a los intereses coloniales, neo coloniales y de la acumulación histórica de capital. En sus formas mas burdas a la esclavitud indígena y negra, al racismo, a la expropiación de las tierras, al extrañamiento cultural y al empobrecimiento progresivo con la consecuente aniquilación de la cultura, la vida natural y social de las comunidades.
Su expresión mas grotesca a sido la enfermedad física, mental y social que se manifiesta en la patología de las vías respiratorias: acumulación progresiva de material o polvo en los pulmones, condiciones de trabajo que facilitan la tuberculosis, enfermedades de la piel ojos, riñones, corazón, malformaciones y deformidades congénitas, cáncer, alergias y enfermedades mentales como las crisis de ansiedad, pánico y depresión.
Los pueblos mineros han sido siempre pueblos enfermos que cuando se van las mineras quedan como cementerios o testimonios de la injusticia social. Como consecuencia de esta política el oro, la plata y los metales que han sido extraídos de los suelos centroamericanos los dueños nunca ha sido los pueblos por el contrario siempre los gobiernos han sido sobornados; en tal sentido que las instituciones formadoras de cuadros técnicos o profesionales en minería son casi inexistentes; la tecnología toxica y depredadora siempre ha sido foránea.

La segunda lección histórica es que la industria minera para lograr sus propósitos ha creado sus propias leyes mediante la corrupción, el chantaje, la imposición de gobiernos; es decir ha necesitado crear condiciones internas, formar grupos de poder nacional, influir en la estructura legislativa, judicial y ejecutiva, modificar constituciones y legalizar su crimen.
La herramienta jurídica es la concesión bochornosa que va desde diez años hasta cuarenta pero que en la practica han durado mas de un siglo; por medio de la cual logran una serie de privilegios: no pagar impuestos, invadir territorios hasta los que constituyen patrimonios culturales de la humanidad. La política concesionaria continúa en la actualidad con toda su vigencia y traición de los gobiernos que han vendido la patria centroamericana.

La tercera lección es la creación de un sistema social que se llama enclave minero. Esta estructura se caracteriza por una comunidad de trabajadores con sus familias donde no hay libertad de organizarse para defender sus derechos laborales. Los trabajadores viven bajo el miedo, el terror rodeados de guardias de seguridades privadas o bien custodiadas por batallones del ejército, orejas o espías que los denuncian.
Las personas están atemorizadas para manifestarse contra las implicaciones de la contaminación ambiental de las minas. Existe el soborno a los alcaldes o funcionarios que reciben regalías, viajes a los Estados Unidos, mejoramiento de sus viviendas, becas para sus hijos. En el enclave comienza a proliferar el alcoholismo, tabaquismo, drogas y prostitución. El que se oponga a las disposiciones de la industria minera es enemigo y debe ser expulsado de la comunidad. Los aparatos represivos del Estado también son corrompidos; por consiguiente defienden los intereses de las empresas mineras.

La cuarta lección histórica es acerca de la tecnología y los cuadros técnicos tanto de la empresa minera como del Estado. Como esta industria nunca ha sufrido un proceso de nacionalización ni se piensa en relación del bienestar humano la tecnología que se desarrolla esta en función del dinero ; es decir lo de mas bajo costo tiene prioridad, sin importar que sea la mas toxica y nociva para el ambiente y la salud.
Con algunas excepciones la mayoría de los cuadros técnicos que trabajan en la minería son corrompidos y el o la que actué con honestidad es amenazado, expulsado o tiene que emigrar de la empresa. El técnico protege a la empresa, inventa mentiras a la comunidad, el trabajador de la salud no denuncia las enfermedades relacionadas con el impacto ambiental de la industria, y los que hacen el monitoreo toman las muestras de aguas donde no deben tomarlas con el fin de no quedar mal con las empresas.
Lo curioso de todo esto es quienes hacen los estudios de impacto ambiental son las empresas pero no los gobiernos que se escudan en que no tienen dinero ni cuadros técnicos para hacerlos. En conclusión las comunidades deben desconfiar de los técnicos que no tengan una posición ética y moral con las poblaciones.

La quinta lección histórica es que quien maneja la información técnica, científica, económica y estratégica siempre son las industrias mineras y no los gobiernos. Estas multinacionales saben cuando y donde explorar y explotar los minerales. Conocen los la dinámicas del mercado del oro y minerales. Manejan en secreto las informaciones estratégicas; para lo cual tiene empresas subsidiarias y otras fantasmas en las áreas de explotación para evitar las prestaciones laborales o para salir ilesas de cualquier demanda.

La sexta lección histórica es que la industria extractiva minera siempre ha estado ligada a la geopolítica militar no solo a extraer oro para mantener este patrón económico que garantice el valor del dólar en el mercado. También para desarrollar la minería se requiere el estudio de los territorios, sus composiciones, poblaciones, cultura y reacciones psicológicas. Centroamérica es una área geopolítica importante donde todavía no se han explorado ni explotado en gran escala minerales estratégicos para la guerra; además es una área geográfica con varias bases militares que necesitan alimentarse de minerales metálicos y no metálicos. Recientemente se ha descubierto contenido importante de uranio y otros minerales estratégicos que se utilizan en las guerras convencionales y no convencionales. El uranio esta siendo objeto de la industria en Guatemala y Honduras

La séptima lección es que tenemos que aprender en que lucha estamos a favor, en contra o somos neutros. ¿Formamos parte de la resistencia o queremos hacer incidencia en las micro políticas para que continué la industria minera?. Cuando las comunidades se compenetran de que la industria minera es nociva; generalmente esa empresa no se instale en esa comunidad pero cuando las empresas sobornan autoridades, técnicos y comunidades comienza la vacilación o las posiciones neutras; sobre todo cuando los mas altos cargos de los gobiernos han sido corrompidos se produce la mediatización y se impone la industria. Por ello la lucha debe venir desde abajo, de las comunidades y lo fundamental es la resistencia y la oposición radical. Los neutros engañan a las comunidades y al final terminan aliados a las empresas mineras. Una lucha comunitaria honrada no es sobornable.

La octava lección Lo fundamental que deben entender las comunidades es que las industrias extractivas ya sean a base de cianuro a cielo abierto o a techo cerrado; se apropian del agua que es vital para la vida productiva, salud y reproducción de la vida material, espiritual de las comunidades. Las empresas le roban el agua pero inventan la mentira que le están construyendo pozos a las comunidades.
Se necesitan enormes cantidades de agua por lo tanto estas empresa dividen a los pueblos a unos los mantienen sin agua, a otros con agua de mala calidad. Los gobiernos cuando están sobornados se hacen de la vista gorda de este crimen. Nadie que sea ser vivo ya sea planta, animal o humano puede vivir sin agua. No hay necesidad de muchos estudios o investigaciones la simple falta de agua es causa fundamental de enfermedades

La novena lección es que las empresas para poder desarrollar sus programas de muerte y enfermedad prometen el cielo y la tierra, trabajo, derechos laborales, mejoramiento de las comunidades pero solo basta ver los pueblos que han sido mineros están muertos, trasladados a otros lugares con sus iglesias y cementerios en otros sitios. Solo basta ver el erario nacional cuanto han aportado las mineras y cuanta enfermedad y muerte nos han dejado. Se requieren millones de dólares para recuperar lo irrecuperable que es el daño a la naturaleza y a la humanidad

La décima lección es la seguridad alimentaria. La minería esta vinculada al hambre; si no hay agua disponible para el cultivo y los animales se menoscaban la producción, se sustrae tierra, lo hídrico para la agricultura y al final se contamina la cadena alimentaria. En consecuencia mas hambre, desnutrición, menor resistencia a las infecciones y obstáculos para el desarrollo cerebral de la niñez.

La undécima lección es que la resistencia contra la minería debe realizarse articulada a otras luchas sobre todo contra la privatización del agua, la construcción d e las represas como la del Tigre en El Salvador y Honduras, la privatización de la salud y la educación; así como el TLC.

La duodécima lección histórica es que nuestra lucha de resistencia no debe estar aislada de las comunidades debe partir de ellas sobre todo de las indígenas, garifunas, campesinas, pobladores y de todos los grupos étnicos , clase trabajadora, estudiantes , organizaciones de mujeres, estudiantes, maestros y maestras e intelectuales y técnicos , científicos orgánicamente comprometidos con la vida y los d derechos humanos. Por lo tanto debe ser una alianza Centroamérica que se extienda a Latinoamérica. y a nivel mundial

La décimo tercera lección es que debe existir una conducta ética, bioética y moral insobornable e incorruptible de las personas, organizaciones, comunidades que participen en esta gesta de resistencia; teniendo el cuidado de no hacer labores conjuntas con estas industrias que tiene una historia de corrupción y daño a nuestros pueblos.

La décimo cuarta lección. En esta lucha de resistencia es fundamental la comunicación social, la información estratégica a las comunidades, lograr el apoyo de los medios y los comunicadores sociales nacionales e internacionales y convertir la injusticia ambiental de las mineras en un tema y problema nacional y centroamericano.

La décimo quinta lección es que la solidaridad, la defensa de los derechos humanos y la justicia ambiental están articulados en esta lucha por lo tanto es necesario la articulación de la resistencia con lo anteriormente señalado.

La décimo sexta lección. Es fundamental dar a conocer los testimonios ya sea en forma oral, escrita, o por los videos sobre los impactos de la industria minera en los ambientes y comunidades. Así como visitar las comunidades afectadas. El intercambio centroamericano, con África y en el futuro con otros países de América Latina, Asia, y Australia serán un gran aporte a esta lucha

No hay comentarios: